Cuantas veces has oído, "la sala es responsable de gran parte;a del resultado de la reproducción de audio". Y es cierto. Así ocurre generalmente. Pero no es inevitable.

Oliva audio se crea con este objetivo: que la sala apenas pueda interferir y estropear el resultado, y para que incluso con su voluntad natural de hacerlo, le resulte muy difícil de conseguir.

Los parámetros y medidas clásicos de un altavoz son importantes. Hace 50 años cuando el mundo de la reproducción empezó, estos parámetros y medidas tradicionales eran el reto con el que debían afrontar el problema los desarrolladores de altavoces. Respuesta en frecuencia plana para un punto de escucha, distorsión, transitorios, respuesta temporal, resonancias. Todas ellas medidas que necesariamente se realizaban en recintos lo más anecóicos posible. Hoy en día sigue siendo un reto alcanzar un equilibrio en todos estos parámetros pero ya no es el reto que una vez fue. 

Fabricar drivers, componentes y recintos que distorsionen poco, que tengan buenas prestaciones e incluso que tengan un precio razonable ya no es una tarea casi imposible. No solo esto, hay ya soluciones técnicas pormenorizadas que nos dan un camino a seguir para solucionar estos retos de forma eficiente. El reto hoy en día está más allá y la realidad es que la mayoría de productos ni tan siquiera pretenden solucionar el mínimo.

El reto debe ser conseguir alta fidelidad sin importar que sala vaya ser la receptora de tu sistema de reproducción. Conseguir alta fidelidad en la mayor parte de tu sala de reproducción y conseguirlo de la forma más sencilla e intuitiva posible. Puedes pasarte horas moviendo tus cajas en tu salón para conseguir la audición perfecta o simplemente puedes pasarte horas disfrutando de tu música perfecta, a la primera. Este es el reto al que hemos hecho frente en Oliva audiO.